Publicidad cabecera

martes, octubre 07, 2008

LA CUMBRE VITAL VOICES DE LAS AMÉRICAS PREMIA A LA PRESIDENTA DE CHILE MICHELLE BACHELET

La Presidenta de Chile se reunió con su homónima argentina, la mandataria Cristina Fernández, después de haber recogido el premio al máximo liderazgo.


Vital Voices es una organización no gubernamenal que nació como iniciativa de las entonces Secretaria de Estado, Madeleine Albright y Hillary Clinton.

En principio la idea se origina tras la IV Conferencia de Mujeres en Beijing. Pero es unos años después, en 1997, cuando ambas políticas reflexionan sobre el papel que podría jugar para la política exterior de EE.UU. el desarrollo del liderazgo de las mujeres.

Tras convertirse en el año 2000 en una organización no gubernamental se extiende por 150 países de América, África, Eurasia y Medio Oriente. Sus objetivos son el empoderamiento de las mujeres a través del liderazgo como aporte a la construcción de un mundo más justo socialmente. En definitiva un feminismo liberal, como el que en la década de los sesenta se dedicaba en EE.UU. a formar y promover mujeres para puestos de relevancia.

En cualquier caso el premio al máximo liderazgo a la Presidenta Michelle Bachelet me parece merecido, tanto más, cuando no se puede evitar al conocer su posterior encuentro con la Presidenta de Argentina, realizar ciertas comparaciones acerca de su trayectoria política en cuanto a género se refiere.

Dos Presidentas dos estilos, dos maneras de entender la política. Afortunadamente por otra parte. La cultura en la que vivimos insiste en una visión de la mujer como masa amorfa. Los hombres se diferencia entre sí, las mujeres no. Por eso cuando una hace un buen trabajo en el ideario general se genera una imagen de excepción, pero si falla se califica por igual al resto de las mujeres.

Es un buen paso que dos mujeres hayan accedido a las Jefaturas de sus respectivos gobiernos, como decía Bachelet "no por ser mujer sino a pesar de serlo", aludiendo directamente a la sobrecarga de responsabilidad que supone no ser hombre. Normalización y visibilidad. Ahora bien, mi valoración sobre la Jefa de Estado de Chile en lo que a la mejora de la igualdad entre hombres y mujeres se refiere, sin duda es mucho más positiva. Ella alude de manera usual al tema de la igualdad, posee agenda de género desde la que pretender valorizar el papel de la mujer, establecer medidas legales contra la violencia de género o la paridad en los órganos de decisión y potenciar el liderazgo de las mujeres no sólo chilenas sino iberoamericanas, bajo su mandato se celebra la I Conferencia Iberoamericana de Género. Quizás en estos momentos su punto débil sea el aborto. En todo caso, el premio al máximo liderazgo se lo ha ganado... y merece la pena analizar con mayor profundidad su labor en el gobierno de Chile.

No hay comentarios: