Publicidad cabecera

jueves, agosto 10, 2006

HABÍA OLVIDADO LO MARAVILLOSO QUE ES PODER VER EL ROSTRO DE UNA MUJER


Mi barba es un burka de hombre y lo que usted lleva sobre la cabeza es una barba de mujer. (Un hombre en Afganistán reflexiona sobre lo perverso y asfixiante de las imposiciones no naturales sobre hombres y mujeres).

"Kandahar" es una película del director iraní Mohsen Makhmalbaf realizada en el año 2001. El marco de desarrollo trascurre en el Afganistán regido por los talibanes después de la expulsión de la Unión Soviética y antes de que se produjera el ataque estadounidense. Mokhmalbaf a partir de una historia verídica, la vuelta a Afganistan de una mujer afgana que vive en Canada, recrea una ficción cuya actriz principal es la protagonista de la historia real. En ella esboza la situación de un país como Afganistán sumido en la miseria de los "señores de la guerra", las minas antipersona, las feroces restriciones sobre los hombres y la misogínia sobre las mujeres.

La película posee el equilibrio propio de ser contado en primera persona por una mujer afgana que ha vivido fuera de su país. Conoce su país, conoce Occidente y se conoce así misma.

Me resulta especialmente interesante de esta película que sin ningún tipo de imagenes de violencia, exista tanta violencia implícita en ellas. Las consecuencias de los campos sembrados de minas antipersona o el drama del burka con todo lo que ello conlleva. Esto último queda plasmado en esa frase tan contudente de uno de los actores cuando ve el rostro de una mujer. "Había olvidado lo maravilloso que es poder ver el rostro de una mujer. Sin duda otro momento extraordinario de empatía se produce cuando el mismo personaje comprende que quienes discriminan a las mujeres también discriminan a los hombres; no desean la libertad de los seres humanos porque utilizan ese cautiverio en su propio provecho. "Mi barba es un burka de hombre y lo que usted lleva sobre la cabeza es una barba de mujer".

1 comentario:

julia dijo...

Qué nota tan interesante. Gracias!