Publicidad cabecera

miércoles, marzo 07, 2007

¿Y POR QUÉ MAMÁ?

Ahora me doy cuenta de lo saludable que resultaba cuando asediaba a mi madre hasta aburrirla con un ¿y por qué? detrás de otro.

En cierto modo creo que la sociedad española no ha interiorizado los valores de la democracia. Es muy triste pero al ver las encuestas que se suceden en los medios de comunicación, expresando la opiniones más extendidas sobre los más diversos asuntos y las reacciones de las personas ante éstos, todo parece indicarlo: La mano dura, la intolerancia y la crítica destructiva y fácil, sin ningún tipo de información o contrastación, el cabreo que nunca se materializa en protestas formales...

Socrates pensaba que la verdadera sabiduría estaba en conocer la propia ignorancia, pero la persona ignorante es demasiado arrogante para si quiera plantearselo. Estoy francamente abochornada de que en un país con casi treinta años de democracia el principal partido de la oposición, el PP, se dedique constantemente a generar crispación en torno a políticas como el terrorismo que deberían y de hecho lo son para el resto de todos los partidos, políticas de Estado, de las que no se debe hacer electoralismo, si lo que pretendemos es la construcción mejor posible de un país. Al PP no le importa hacer política de tierra quemada y si no gana las elecciones arrasar todo lo que se le pone al paso. Qué vergüenza dan sus intervenciones en el contexto de un país europeo y democrático. Hasta sus propios compañeros en el Partido Popular Europeo, les ha tenido que dejar solos en más de una ocasión por sus posturas antidemocráticas. Casí 30 años después no han aprendido a ser un partido conservador o liberal demócrata, ya podría tomar algunas lecciones del resto de partidos conservadores del Estado español o incluso de los europeos.

De todas formas el sabor más amargo, no es lo que hagan algunos personajes, si no el respaldo que le dan con sus votos tantas personas en este país. En algunos casos, sus razones tendrán, la libertad de ideología es esto. Pero otras, basada en la ignorancia se repiten como loros verdaderas barbaridades, sin contrastar los mensajes crispantes que se envían desde las filas del PP. Me resulta bochornoso y alarmante. Hablando el lunes con una amiga que es profesora de educación infantil, me di cuenta de lo que perdemos las personas cuando crecemos, nos hacemos cómodas y dejamos de preguntarnos el por qué de todo. Nos fiamos de cualquier cosa para tomar una postura cuanto más radical e intolerante mejor y para esto usamos como fuente cualquier cosa que escuchamos sin ningún tipo de contrastación ni investigación, incluídas ansias electoralistas irreponsables. Así nos va, como nos va, a años luz de las democracias de los países nórdicos...


1 comentario:

Expediente X dijo...

Sabes, pues yo sigo asediándome con
un ¿por qué? de tantas cosas inexplicables, hasta tal punto que a veces me pregunto cuantos "Expedientes X" hay, por eso ni me convence el "PP" ni tampoco el "PSOE", otros deberían marcar la diferencia, eso creo es posible, díficil de comprender tal vez, otro "Expediente X".