Publicidad cabecera

viernes, octubre 12, 2007

DIME DE QUÉ HABLAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES

12 de octubre. Voy a llevar a Antón a la veterinaria. Está cerrado. Es Fiesta Nacional. Me asomo a la terraza para confirmarlo. Sí. Es fiesta Nacional. Mi vecino el patriota ha colgado la bandera de España.

Detrás de cada acto que realiza un ser humano, entiendase como ser racional, aparentemente siempre hay o siempre tiene una la esperanza de que exista, una lógica basada en la reflexion racional. Desafortunadamente a veces descubres, sin la más mínima sorpresa, que tus suposiciones han llegado demasiado lejos y que la fé depositada en el ser humano aterrizó tres pueblos después de su destino de llegada.

Asisto desde hace años y cada vez con una frecuencia más amarga, a debates políticos, que si no fuera por el cariz de seriedad que han tomado, me reiría pensando en la ocurrencia que ha tenido algún político de turno. Los y las de algún partido más que los/as de otros, que todo hay que decirlo. Desde hace tiempo en España los debates se centran en problemas creados de manera artificial, que no afectan la vida de quienes residen en ella y que generan sin embargo una realidad virtual. Esto, en parte, es uno de las consecuencias del bipartidismo. Nos priva de que conozcamos la riqueza intelectual que proporcionaria el conocimiento de los matices aportados por la representación multiple de partidos que tiene este país.

Si no fuera porque no llego en estos momentos a mil eurista, no tengo casa propia, ni un futuro laboral estable a la vista, ni siquiera esperanza de conseguirlo algún día. Si no fuera porque tengo que esperar tres meses para que te atiendan especialistas sanitarios o viera como degradan la educación y formación pública regalando el dinero a oscuras entidades pirvadas, coño diría que el mayor problema de este país es que se quema la foto del Rey o que en el poste de la terraza de mi casa no hay una bandera de España.

A veces la cercanía de las situaciones y la propia convivencia dentro de ellas, aunque resulte paradojico, nos lleva a no ver las cosas con la suficiente claridad. La apropiación de los símbolos patrios o la manipulación de las emociones irracionales e incoscientes de la ciudadanía, es una maniobra de arrastre político conocido como populismo desde los tiempos de María Castaña. Nada nuevo bajo el sol y sin embargo la misma falta de reflexión racional de quienes somos receptoras y receptores del mensaje.

Por ejemplo, ¿es un problema prioritario para este ´país que se queme la foto del Rey?.¿Es grave, alarmante o tiene incluso algún tipo de importancia?.

Yo me he tomado unos momentos, no muy extensos, pero algunos al fin y al cabo y he llegado a la conclusión por el método de la compartiva de que:

  1. En otros países con más tradición monárquica como Inglaterra no es un delito quemar la foto de su soberana. Forma parte de la libertad de expresión.
  2. En España quemar la fotografía de un representante político, elegido/a por la ciudadanía, o cualquier otro ser humano de a pie, no está penado por ley.
  3. No se produce ningún daño físico ni pone en peligro su vida.
Entonces, ¿es lógico que se impongan sanciones legales, que comprenden incluso delitos de carcel, contra personas por quemar la fotografía de una persona o realizar una broma o crítica humorística o de cualquier otro tipo como fue el caso del secuestro de la portada de "El Jueves"?.

La bandera: otra que tal baila. ¿Es fundamental para mi vida de menos que mileurista que se coloque hasta en la cuna del bebe de su casa?. ¿En qué va a mejorar mi calidad de vida?. La estabilidad de un país y la calidad de vida de su ciudadanía está en la elevación del nivel del debate político, salir de las catacumbas en las que se encuentran los símbolos patrios y hablar de políticas sociales. De esto, que no centra, como sería el lógico interés general de las personas que posean un ápice de sentido comúm, los debates políticos y sociales de este país, sacamos en claro que cada cual habla de lo que le interesa o de lo que puede. La derecha en España habla de lo que le interesa es decir: nada. Ocupa los espacios y el tiempo con debates esteriles sobre símbolos y utiliza los miedos irracionales para que en el fondo no se hable de nada, no se hable de vivienda, de empleo, de ecologismo, de igualdad. Para que a fin de cuentas no se hable de nada.

La bandera en sí, es un ser inerte, sin vida propia, un símbolo que tiene un significado. El significado es lo que le da valor. A mi nadie me tiene que meter la bandera por lo ojos para que me la cuelgue del hombro. Lo que me tienen que dar es un país del que me sienta orgullosa, en el que se realicen políticas sociales, que me den la esperanza de un futuro en el que con mi trabajo pueda vivir, no sobrevivir. Entonces, a lo mejor me la cuelgo al hombro.

9 comentarios:

azhelem dijo...

Creo que me pasó lo mismo, por alguna razón el 12 de Octubre terminé debatiéndome acerca del nacionalismo y el significado de la bandera; mientras sé que el 12 de Octubre es un día por la revindicación por los derechos de las comunidades indígenas.

Pepito Grillo dijo...

A mí la patria me pone... Me pone de mala ostia digo, el uso parcial e interesado que algunos y algunas hacen de la bandera y otros símbolos.

En cuanto al debate sobre el Rey, la monarquía y la quema de fotos, lo único que demuestra es lo precario de nuestro joven sistema. La libertad de expresión está bien siempre que no te calienten... las fotos.

Sandra dijo...

Hola beba, pasaba por aqui... te suena?

ana paula dijo...

hola soy de argentina..esta bueno lo que decis...sobre el 12 de octubre para mi no es ni sera un dia de festejo, yo no tengo ni un poco de sangre nativa, pero veo y conozco lo que sufren los pueblos nativos y comparto con ellos su luto....

sobre el rey...mmm esta mal que no se permita eso....cada uno es dueño de expresarse como quiera, y no tienes xq estar de acuerdo conn su politica.


hasta pronto

Voluntad dijo...

Me suena Sandra, me suena. Pasaba por aquí. He visto luz...

Totalmente de acuerdo contigo Ana. Celebrarlo especialmente en los países latinoamericanos me parece cuando menos un interrogante.

Expediente X dijo...

Hay que ver en lo que se entretienen algunos, que si la bandera, que si el Rey, y me pregunto yo son la bandera y el rey ( si en minúscula por qué no ) solución a otros tantos problemas verdaderamente graves de esta nuestra civilización "democrática" como la pobreza, el cambio climático, etc.

Miguel Angel Vàsquez dijo...

solo para saludar la claridad del autor/a. Y comparto además la preocupación de que los medios informativos no se ocupen más que de superficialidades. En México las cosas son tantito peores.

Miguel Angel Vàsquez dijo...

El nacionalismo es utilizado interesadamente por quienes detentan el poder. Ahí están los soldados estadounidenses defendiendo una causa que no les pertenece sino a los dueños de las fábricas de armas y petroleras

Voluntad dijo...

Cosa seria lo de Iraq Miguel Ángel. Preocupante más aun cuando pensamos que la historia de la política exterior de EEUU se repite cíclicamente y no hay un contrapeso mundial que sea capaz de frenarla.