Publicidad cabecera

martes, enero 16, 2007

ESTO ME PASA POR ESCUCHAR PROTAGONISTAS


Tengo un compañero que dice que hay que escuchar lo que dice el enemigo y por eso nos castiga media mañana todos los días escuchando a Luis del Olmo. Yo no lo termino de ver claro, pero bueno.


La pera, esto es la pera. Estaba en el trabajo con "Protagonistas" de fondo cuando llama una señora y dice que las mujeres llevan burka en Afganistán porque quieren. De verdad que hay veces que una piensa que no sabe ni para que se molesta en reflexionar sobre la cultura, la psicología, la sociedad, la religión,la educación, la economía, ni cualquier otro tipo de factores para explicar situaciones, si ya hay lumbreras que descubren que es así de sencillo. Las mujeres en Afganistán llevan burka porque quieren: que lo sepáis, que lo entendáis y os quede bien clarito. Todos los posibles factores anteriores, olvidadlos, son chorradas de rojeras y feministas. Ahí lo tienes, directa al problema.Ay alma de pollo y tú dandole vueltas a la cabeza, que no escarmientas si la solución estaba ahí.

Lástima no haberme quedado con el nombre y el teléfono para que me resolviera otra serie de dudas y problemas que arrastro desde hace años. Ahí como ella sabe hacerlo directa al problema.

PD: Podéis daros un paseíto por la entrada al blog del 10 de agosto o la del 25 de diciembre.

7 comentarios:

julia dijo...

Muchas de las cosas tristes y dolorosas que nos pasan a las mujeres hemos creído que deben ser así, porque se nos ha enseñado que así deben ser. Entonces sí. Muchas creerán que quitarse la burka es inmoralidad.
Una vez en Buenos Aires, me metí debajo de una. Estaba colocada en un soporte, en una exposición para quien quisiera se metiera dentro de ella. Sí, quedás escondida, es pesada, pero a la larga , y una no sabe quizá "protegida".
He pensado que cuando querés desaparecer de la vista de un agresor, puede ser útil tener una, por ejemplo...y que el tipo salga a la calle buscándote y vea cientos de burkas iguales a la tuya y se confunda.

En algún momento , meses atrás, leí una entrevista a una feminista de algún país árabe que decía que el problema del velo no era el problema medular para ellas, que en todo caso las mujeres "occidentales" también nos escondíamos debajo del maquillaje y andábamos obsesionadas con ser bellas y que esa , según su punto de vista es también una esclavitud.

Creo que estamos en un punto de la historia donde lo más importante debe ser escuchar, escuchar. Escuchar. El corazón nos irá diciendo cuál es el camino.

Pero no está mal plantearse estas cosas. Es correcto.

Voluntad dijo...

Hace unos años leí un informe sobre Afganistán, antes de la intervención militar de los mismos que pusieron a los talibanes, en el que tras la llegada al poder de los talibanes se estaban produciendo subidas en los índices de suicidios femeninos espectaculares. Quien ha conocido la libertad o al menos cierta libertad, sólo se presta a perderla por miedo.

Por otra parte Julia, me ha gustado mucho tu comentario sobre esa entrevista porque me ha recordado alguna que he leído de mujeres iraníes. Sobre esto haré una entrada en cuanto encuentre la entrevista porque se daban puntos de vista que me encantaría discutir.

Clares dijo...

Sí que es bonito lo del burka, sobre todo porque te ahorras un montón en fotos, en carné de identidad,ya que al no ser nadie, sino un simple bulto, pues estupendo, a no gastar apenas nada en nada. También debe de ser voluntad propia el que te hagan la ablación y te cosan la vulva, y yendo a cosas de menos capricho, que el capataz te meta mano en el trabajo o, menos sutil aún, que te paguen menos por trabajar lo mismo. Son cosas que nos buscamos nosotras mismas para sobrevivir en un mundo como este. Anda ya. Unas cosas son síntomas y otras son el problema, pero unas veces se puede con el problema y otras el problema se difumina poco a poco y va creándose otra imagen social con la eliminación de los síntomas. Eso es como la gripe.

julia dijo...

No es la idea que lo vieras así, Clares.
Es la duda. Dudar es importante y necesario, y sobre todo escuchar.

Clares dijo...

Pues qué quieres que te diga, yo he vivido en un país árabe, de los más "modernos", y sé de lo que hablo. A este respecto, me he planteado muchas dudas, porque así debe ser, pero creo que, no siendo lo más importante, es un síntoma lo bastante claro del machismo que dicen proviene de la religión, pero que es algo que supera con mucho los preceptos religiosos, y que dicen también los neoliberales que es una seña más de identidad, respetable en una sociedad multicultural. Después de pensarlo mucho y de hablar con bastantes mujeres acerca de esto y de otras cosas, sencillamente no me caben dudas. Otra cosa es qué actuación concreta habría que llevar; en absoluto soy partidaria del rechazo ni de la imposición en ningún sentido, pero hay otras cosas que se pueden hacer a nivel estructural. Y en lo de escuchar, creo que escucho. Lo que ocurre es que mi estilo es hiriente, lo reconozco, y muy irónico. También hay que escuchar a las personas que utilizan la ironía para evidenciar lo que está oculto.

Simone de Beauvoir dijo...

He recuperado la entrevista y algunos artículos sobre Irán. Mañana en cuanto tenga un ratillo hago una entrada y si os parece abrimos el debate.

Clares dijo...

A propósito de las condiciones restrictivas de las mujeres occidentales vistas por una musulmana, os recomiendo el libro "El harén en Occidente" de Fatima Mernissi. Dice en ciertos momentos que el harén de la mujer occidental es la imagen, muy gráficamente, la talla 38. De todos modos, y confesando mi admiración por Mernissi, creo que no es comparable, y que ella resulta demasiado optimista respecto a la liberación de la mujer árabe.