Publicidad cabecera

sábado, julio 28, 2018

¿QUIÉN ES EL JUEZ MANUEL PIÑAR?

Juana Rivas ha sido condenada a cinco años de cárcel, seis años de inhabilitación para ejercer la patria potestad de sus hijos, pagará una indemnización de 30.000 euros al maltratador, y se hará cargo de todas las costas del juicio. Maltratar ya no sale gratis, ahora te pagan por ello.
Más allá de la indignación por la propia sentencia, la argumentación que exponen los magistrados en casos como este, o como el de la manada, y que roza el ensañamiento con la parte más vulnerable, nos lleva a pensar en quiénes están detrás de esas sentencias.
No me voy a desgastar hoy diciendo que este elemento es uno de esos herederos del poder franquista atado y bien atado, o un misógino, un facha o un enfermo sin diagnosticar. Tampoco voy a entrar en el debate de qué es esto que llaman justicia o democracia. Acabaría en el monte o en un banquillo por la ley mordaza. Todavía sin derogar, por cierto.
Pero juzguen ustedes. El Juez Manuel Piñar, magistrado de Granada, tiene en su haber sentencias como las siguientes:
• 2018. Juana Rivas. Cinco años de cárcel, seis años de inhabilitación para ejercer la patria potestad de sus hijos, indemnización de 30.000 euros al maltratado. Pago de costas. Argumentación: “Los hechos muestran que ella decide separarse en el verano de 2016 y por sí misma o porque alguien que le asesora, se percata que hay un escollo importante con la guarda y custodia de los dos niños y para obtenerla a su favor, decide explotar el argumento del maltrato”.
• 2012. Huelga general. Condena a tres años de presión a un estudiante de medicina y una parada por su participación en un piquete informativo.
• 2011. Arremete contra la Fiscalía General del Estado por su excesivo celo en la aplicación de la violencia de género. “Se está llegando a quitar la dignidad a determinados varones que son denunciados y sometidos a tediosos y rigurosos procedimientos, que con frecuencia comprenden detención y escarnio público, lo que no hace sino alimentar la violencia”.
• 2008. Absuelve a un conductor que conducía ebrio. Según su opinión: “ en los controles de tráfico se vulnera el principio de igualdad de quienes consumen alcohol, frente a quienes consumen otras drogas. Multitud de drogadictos pueden inundar nuestras vías con la seguridad de no ser detectados”
• 1999. Rebaja de la indemnización solicitada por una mujer, a consecuencia de un accidente de tráfico, porque: “la cicatriz producida sólo se ve en situaciones íntimas y cuando la mujer viste traje de baño. Además la secuela podría ser incluso un elemento de atracción física”.
Hace apenas unos meses veíamos muy indignados al CGPJ y a sus señorías manifestándose, no por la dignidad de la justicia y en contra de quienes la ofenden, si no en contra de que la ciudadanía pudiera opinar sobre su función, que es pública y sintieran que se les removía el sillón, recordándoles al servicio de quienes deberían estar.
Como diría Fernando Fernán Gómez. ¡Váyanse ustedes a la mierda!. ¡A la mierda!.

No hay comentarios: