Publicidad cabecera

lunes, julio 11, 2016

PUTA

Si existe alguna palabra que define todo lo que el machismo es; su inquina hacia las mujeres, su misoginia canalla, esa palabra es puta. Solo escuchar a alguien utilizarla, aunque sea contra la mujer que más antipatía me cause, hace que me sienta terriblemente irascible. Dada la carga misógina de la palabra en sí, me resulta imposible no sentirse insultada y violentada yo también.

Hace unos días el sumario del juez Penalva volvía a sacar a luz pública, como si eso importara mucho a este país, el aprecio del PP y sus allegados por la palabra en cuestión. De las celebraciones no ya con putas, si no con volquetes de putas, que además sean muy putas, queda a las claras lo que ya sabíamos: el concepto de los miembros del PP sobre las mujeres. Simplemente putas.

Entendemos ahora los ataques despiadados contra el Ministerio de Igualdad y su Ministra mientras existió. Entendemos como han ido desmontando el Instituto de la Mujer, cambiando hasta en dos ocasiones las bases reguladores de las subvenciones a asociaciones para tratar de desarmar al movimiento feminista. La tozudez contra la libertad de decidir de las mujeres. La resistencia en los Ayuntamientos hacia las políticas de igualdad. ¿Hasta dónde creen que pueden llegar estas putas?, deben pensar en su ya no tan hondo foro interno.

Para estos herederos de la cultura caciquil, franquista y patriarcal de nuestro país, las mujeres somos eso; putas, pero para las personas que creemos en la dignidad de las mujeres ellos no son más que volquetes de puteros despreciables, indignos de respeto. Hombres pequeños, acomplejados, insignificantes, sin ningún valor, ni dignidad humana

Demasiadas putas y una menor. diario16.com/demasiadas-putas-y-una-menor/