Publicidad cabecera

lunes, mayo 25, 2009

LA CEBOLLA Y LOS RESPORTAJES DE EL PAÍS

Desde hace unos días el diario El País viene realizando una serie de reportajes sobre la explotación sexual en nuestro país, de manos de la periodista Mónica Ceberio Belaza y el periodista Álvaro de Cózar. Resulta tristemente impresionante contrastar la opinión que la gente en general tiene en este país de la prostitución, con respecto a la realidad de las mujeres que son prostituidas.

De la impresión que la gente tiene de la prostitución, no como el drama que es, sino como que quien la realizar es porque quiere, saltan datos como que un 90% de las mujeres son obligadas a prostituirse. Es muy significativo que existiendo esta estimación, la población en general tenga la tendencia al pensamiento opuesto. Esto no es una cuestión baladí, hay que analizar como los problemas de las mujeres siempre se han visto de una u otra manera ignorados y hasta menospreciados. Hay que recalcar que la magnitud de este drama, en muchas ocasiones ni siquiera es por la ignorancia de la situación. Así nos encontramos con un joven que declara en el reportaje que si le preguntara a esa persona si la están obligando a ejercer la prostitución no se lo iba a decir, así que para qué lo va a hacer. Es decir, que aun sabiendo que esto es así, a él lo que le importa es a lo que va, lo otro es un pedazo de carne con ojos.

Para quienes piensan que la gente se prostituye porque quiere, no les vendría nada mal conocer los métodos con los que las mafias quebrantan la voluntad de las mujeres: palizas, amenazas de muerte tanto a ellas como a sus familias en el país de origen, violaciones en grupo...

Es una pena que a las felicitaciones por esta serie de artículos periodísticos de El País, no le pueda acompañar la coherencia de su línea editorial, que publica anuncios de prostitución. Como dice la denfensora del lector/a estando en crisis la pasta es la pasta y lo demás viene después...sacando la cuenta y salvando las distancias que cada cual saque sus propias conclusiones.

Yo, después de leer estos reportajes sobre explotación sexual y reflexionar sobre la indiferencia que acompaña a este drama e incluso la demonización que sufren sus víctimas. O la frivolidad de quienes dicen que la legalización es la solución al problema, mientras los explotadores se frotan las manos ante esa posibilidad, he ido a la cocina y para cocinar, me he puesto un trozo de cebolla en la mollera con el fin de evitar el molesto lagrimeo que se produce cuando uno la está cortando. Porque como decía Laura Esquivel, a veces una empieza a llorar cuando pica cebolla y como quien dice, se pica, y ya no puede parar[…]


4 comentarios:

inés sabanés dijo...

siempre me ha llamado la atención que en ocasiones periódicas de todo signo (menos público)se lamentan de la prostitución en una página y en la siguiente ponen dos páginas de anuncios de la misma haciendo en ocasión incluso apología para las más jóvenes.En Europa, ya que estamos en campaña habría que empezar por recomendar la erradicación de los anuncios si pretendemos avanzar

Voluntad dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Ha sido muy triste la respuesta de la defensora del lector/a en el que, salvando las distancias,al final nos viene a decir que bueno el asunto no es muy ético pero que hay crisis y el dinero es el dinero. Suponemos, como digo salvando las distancias, que esto mismo pensarán los explotadores sexuales.

apokalipka dijo...

en nuestro pais es, si me premiten, todavia peor, porque pasa todo eso, solo que con menores de edad...

azhelem dijo...

Hace mucho que no comentaba nada acá. Y es interesante cómo ahora leo todo en otra perspectiva, el discurso feminista español es bastante lejano al argentino, y eso es más que nada porque España está en Europa y porque les han dejado conquistar más cosas que a nosotras aquí.
El tema de la trata, no sé, es un tema que me interesa y me apasiona muchísimo, y no sé bien cómo es allá (en mi corta estadía creo que no vi ninguna noticia relacionada con este tema)pero acá los discursos entre las feministas son tan distintos...
Pero la gran gran gran diferencia que hay es el awareness. O sea, cómo la sociedad, y la gente despoilitizada sabe mucho de la agenda feminista. Eso de que si muere una mujer en manos de su (ex)pareja se llame "violencia machista" por el noticiero, es increíble. Acá es muy triste ver que aun siguen llamándolos crímenes pasionales. Más allá de las campañas que se hagan.

En fin. Sigan con las noticias que me copa leerlas, ^^
más allá de que ahora veo muchas diferencias en las dos realidades.