Publicidad cabecera

domingo, mayo 31, 2009

CAÑIZARES Y LA ZAPATILLA O MARCAR LA X DE LA IGLESIA CATOLICA

Pertenezco a una generación en la que a las personas mayores, se les tenía un respeto. En general esa consideración era merecida. Emanaba de la sabiduría que daban los años de experiencia junto a la templanza que se imprimía al ánimo y que sin duda infundían respeto. Si esto no era lo suficientemente convincente, no importaba, lo acompañaba la zapatilla de tu madre en tu trasero.

Digo esto porque no es una actitud propia, al menos la que una espera de una persona de la edad de Antonio Cañizares, Arzobispo de profesión, que con ese aspecto de abuelo y en traje de faena salga hacer declaraciones que restan importancia a los abusos de todo tipo a menores, entre los que se encuentra la pedofilia.

A la escasa moral de sus declaraciones, él que tanto gusta presumir de tener y a la que apela constantemente, se unen la hipocresía.

Me pregunto donde quedan ese respeto profundo de la vida y de la dignidad del ser humano, el examen de conciencia católico y el acto de contrición en sus últimas declaraciones. En ellas, sugiere que el aborto es peor que los abusos sexuales cometidos en las instituciones irlandesas gestionadas por órdenes católicas.

Sobran los comentarios a este respecto, pero una confirma la hipocresía de algunas almas de Dios escuchando este tipo de manifestaciones. La jerarquía católica intenta hacernos creer que es más importante una vida que todavía no se ha creado que una que ya existe. La que ya indudablemente existe, no tiene mayor importancia siempre y cuando pueda ser manipulada o marcar la x de la iglesia católica en la declaración de la renta para que sigan manteniendo este tipo de actividades.

En definitiva este señor será muy mayor y todo eso y yo mantendré ese respeto subconsciente sobre las personas mayores, pero en este caso me van a tener que aplicar la zapatilla oiga.

La iglesia conocía el abuso endémico de 35.000 niños.

9 comentarios:

Expediente X dijo...

Iba uno en el metro,
cuando lee CAÑIZARES
prefiere abusos sexuales
antes que un aborto,
yo me quedé absorto,
entiéndase ensimismado,
y no admirado,
el periódico era del hombre de al lado,
pasó página y salía CAÑIZARES,
el portero del Real Madrid,
no me lo podía creer,
me lo dijera él o cualquier otro ser.
Bueno, el caso que yo no soy partidario de Cañizares,
ni de Zapatero (ni muchísimo menos de Don Mariano) yo la única X que veo no es la de miXta sino la de eXpediente X jejeje!!!!

apokalipka dijo...

la iglaesia catolica es retrogada, autoritaria y estupida. en poco mas de medio siglo demolieron toda aquella apertura hacia la modernidad que habia gestado Juan XXIII (aclaro que soy profundamente ateo. de todos modos, ya no ostentan el poder de antes, habria que limitarse a no oir las salvajadas que dicen.

besos. sigan asi.

Adília dijo...

A posição da igreja católica em relação ao aborto não tem nada, mas rigorosamente nada, a ver com a defesa da vida, apenas isso é apresentado porque não lhes interessa dizer a verdade e a verdade é que suas eminências pretendem continuar a manter a mulher na posição de submissão e de subserviência que sempre entenderam ser o seu lugar natural. O controlo da capacidade reprodutiva confere à mulher um poder e uma autonomia que consideram insuportável e por isso é que a igreja também é contra as práticas anticoncepcionais.
A hipocrisia sempre foi a moral que lhes convém para melhor enganarem os outros e quiçá se enganarem a eles próprios.

Karla dijo...

increible como en nombre de "Su Dios" son capaces de aceptar salvajadas y condenar a las mujeres por serlo

Anónimo dijo...

Bibi, vive y deja vivir!!!
Viva la mujer que no te interrumpió voluntariamente tu vida durante su embarazo!!!
Viva la madre que te concibió!!!
Subhumano
En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.

Voluntad dijo...

Anónimo o anónima, lo que te has tomado o fumado no te ha sentado bien.

PIlar dijo...

Bueno, para él, con mis respetos a las "personas mayores", debe ser más normal a juzgar por los datos dentro del clero la pedofilia que el aborto. A muchos, esas "personas mayores", no los han reconocido nunca.

Saludos
(te robo el logo A FAVOR, gracias)

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Negracubana dijo...

no tengo tu correo electronico, es que usualmente me escribias a negrona1, estoy bloqueada, estoy haciendo maromas pa entrar y poder saber cual es tu email. hoy vine a enviarte lo prometido
besos