Publicidad cabecera

domingo, marzo 29, 2009

EL ÚNICO ABORTO ÉTICO ES EL MIO


El Vaticano no da puntada sin hilo, así que, sobre lo hipócrita y hasta temerario (por supuesto para otros seres humanos) de su filosofía no vamos a hablar hoy. Pero otras personas de buena fe, estaría bien que obedeciendo a un comportamiento más cristiano, reflexionaran sobre la irracionalidad de las cosas que proponen, que se pongan en el lugar del prójimo y se informen en lugar de salir alegremente con los banderines a la calle sin saber muy bien de que se está hablando.

Porque cuando no se ha analizado lo suficiente un tema, y sin embargo hemos hecho cátedra de él , resulta que llega un día que nos encontramos ante la situación criticada y sólo nos queda una salida; la hipocresía.

Anda fariseo/a deja la piedra en el suelo y reflexiona.