Publicidad cabecera

martes, febrero 03, 2009

Y A ESTOS, ¿POR QUÉ NO LOS TRASLADAN?

Hoy me han llegado varias noticias al correo, todas relacionadas con las medidas que varios Ayuntamientos del Estado español están tomando ante las protestas de colectivos vecinales y de empresarios en zonas de prostitución. No han dejado de sorprenderme las medidas que los Consistorios municipales han tenido a bien poner en marcha, para atajar un problema que se dirige a un colectivo que se mantiene constantemente en la vulneración de sus derechos como seres humano. Dos soluciones, a cual de ellas más brillante, que detallamos acontinuación:

La primera, la solución A, la hemos llamado "Traslado de ganado" (léase ganao). Consiste en ignorar completamente la situación personal de la persona prostituida, potenciar la inseguridad a la que ya se encuentran sometidas y trasladarlas cual ganado a otro punto inóspito a las afueras de la ciudad donde no estén a la vista de los ciudadanos de bien, que luego irán a visitarlas. Vamos lo que viene siendo no un tratamiento de persona, sino de ganado.


La segunda solución; la B, la hemos llamado"el estigma" es el acoso a la persona prostituida. El modus operandi es utilizar a la policía para hostigar a las mujeres poniendoles multa, por tirar un cigarro en el suelo, por pasear, por no contestar correctamente una pregunta o simplemente por respirar.

Tras todo esto, una empieza a ser consciente, como las víctimas de una situación terminan siendo estigmatizadas y excluidas por la sociedad. No hay más que examinar superficialmente la terminología, ellas son, en el mejor de los casos prostitutas, y ellos clientes. Nadie se escandaliza en Granada cuando se habla de trasladar a seres humanos a sitios lejos de la honorable vista de ciudadanas/os que mientras las cosas no pasen delante de sus ojos ni a ellos/as poco les importa. Y yo me pregunto, ¿por qué la policia no acosa a quienes generan la demanda?, ellos no son víctimas de nada, nadie les obliga, nadie les trafica y no sufren secuelas por sus acciones. Es más, ¿para cuándo un traslado de puteros?.

3 comentarios:

El Duende dijo...

Realmente hay personas que aunque estén tiempo separadas o sin tener comunicación entre ellas, de alguna manera uno sabe que siguen ahí, en algún lado. Y también sabemos como hacerlas participar y tocar esa cosita que todos/as tenemos y que llamamos “fibra”. Voluntad sabía y conoce que con temas como este la “fibra” de El Duende iba a ser tocada, y que de una manera u otra El Duende aparecería y se manifestaría. Y así ha sido!!
Y es que estos temas nos levantan las carnes, como diría mi madre. Por eso El Duende no deja de sentir náuseas ante decisiones de este y otro tipo. Y es que la cotidianeidad de la prostitución nos ha hecho olvidar lo indignante que resulta que a un ser humano se le pueda usar. Porque no olvidemos que NO existe libertad para decidir, sobretodo cuando la necesidad apremia y por circunstancias económicas, sociales o personales las personas se ven abocadas a la prostitución. No existe consentimiento real, existe necesidad. Y mientras que no veamos más allá que un ocultar y trasladar a estas mujeres cual ganado, estaremos pisando y humillando no solo a estas mujeres, no solo a todas las mujeres, si no a toda una sociedad entera. Porque no olvidemos en ningún momento que, ante todo, estamos hablando de seres humanos como cualquiera de nosotros/as.

Voluntad dijo...

Viendo la última o mejor dicho, penúltima tertulia del Parnasillo, no esperabamos menos...Abrazos.

Expediente X dijo...

Interesante Expediente X: "¿para cuándo un traslado de puteros?".
Vaya, pues si gracias a Voluntad, reapareció El Duende, una alegría encontraros a los dos por aquí, en la red. Hasta pronto.