Publicidad cabecera

lunes, febrero 02, 2009

LO QUE HAY QUE HACER

Antes de escribir esta entrada, no para de rondar por mi cabeza esa frase que toda persona piensa le dirán si la detienen, si es que un día sucede, aunque cosas más raras se han visto: puede guardar silencio y todo lo que diga será utilizado en su contra. Para no hacer la situación más difícil, de lo que ya de por si es o a mi al menos se me hace, vamos a evitar nombres propios.

Ayer me encontraba yo plácidamente ubicada al calor del dulce hogar, si acaso sólo molestada por el pesado pensamiento que siempre trae consigo el domingo; mañana será lunes. Me encontraba decía, plácidamente, cuando me decidí a abrir el correo electrónico. Craso error. Aaay alma de pollo, donde vas un domingo con estas cosas. En definitiva, me encontré viendo el video de una reciente manifestación, a la que no fui, más que nada por un lapsus, pero a la que apoyaba plenamente. El tema me cuadraba, la intención me cuadraba, el lema me cuadraba, pero de pronto hubo algo que no me cuadró en absoluto. Algunos/as manifestantes proferían insultos de corte machista contra una política española. Me molestó. Estoy en el más de los absolutos desacuerdos con la señora en cuestión. Pero este tipo de insultos hacia los mujeres, sean quienes sean, me disgustan. Me disgustan profundamente.

1 comentario:

Expediente X dijo...

La verdad que los insultos nunca son buenos, cuando se llega a este punto, malo. Yo ya te iba a insultar porque no reaparecías, je, je, sabes que es broma, un placer volverte a encontrar por estos lares como nos tenías acostumbrad@s.