Publicidad cabecera

lunes, septiembre 29, 2008

SER RESPONSABLE. SER CONSECUENTE.

Ayer fue asesinada en Kandahar Malalai Kakar, capitana de la policía afgana en Kandahar. Su asesinato tiene implícito un mensaje claro. Una mujer que ingresó en la policía en los años 80 y que tuvo que dejar su país tras la llegada al poder de los talíbanes que se oponían al trabajo fuera del hogar de las mujeres.

Kakar recuperó su trabajo con el gobierno de Hamid Karzai, aunque el gobierno de Hamid Karzai nunca ha recuperado el control de Afganistán. Actualmente dirigía la sección de represión de la criminalidad contra mujeres en la policía de Kandahar, provincia considerada de alto riesgo al no estar establecido en todo el país el orden gubernamental y tratarse de un feudo talibán.

La presidencia de la UE rechaza el crimen, se conmueve, EEUU se conmueve, todo el mundo se encuentra conmovido y conmocionado durante cinco minutos y después... vuelta a lo mismo.

Afganistán es un país, como tantos otros, donde es imposible no advertir los daños causados por el fundamentalismo religioso. Sin embargo, tras la intervención de EE.UU. en el año 2001 con aquella "libertad duradera", que más que duradera o pasajera, creo que las y los habitantes de este país asiático llamarían invisible porque no la llegaron a conocer en ningún momento, ni en ninguna de sus formas, todo sigue casi igual.

A siete años de la intervención militar Afganistán es hoy un país enfrascado en el conflicto, donde su gobierno no puede garantizar la seguridad de la mayoría de la población. Cada vez que salta a la luz una noticia sobre él, a mi asalta la idea de la poca memoria del ser humano y lo poco consecuente que es. Pareciera que las cosas han salido de la nada y que no se saben ni como han pasado, ni como se llegó hasta aquí. Pero las cosas no surgen por generación espontánea tienen una historia que nos lleva al por qué y hemos olvidado la importancia de conocerla.

En el contexto histórico en que se encontraba Afganistán en los años 70, con una monarquía que quería liquidar a toda la oposición, surge un régimen comunista en 1978. Pero la reforma agraria, la abolición de la "compra" de mujeres como novias o la alfabetización de mujeres y hombres, supone una amenaza para los sectores más reaccionarios del país y por supuesto para EE.UU. que no duda en financiar a la guerrilla y escuelas fundamentalistas para derrocar al régimen afgano, con la esperanza de convertir al país en el Vietnam de la antigua Unión Soviética.

EE.UU. es responsable directo de la situación en la que se encuentra sumida Afganistán, de las violaciones de los derechos humanos, con especial ensañamiento en las mujeres. Y lo es por partida doble por su apoyo y financiación a los talibanes y por su ineficacia para restablecer un orden democrático tras su intervención. Claro, que esto último habría que valorar seriamente si se debe a su falta de capacidad, a su falta de valoración antes de intervenir en un país o simple y llanamente han satisfecho su interés energético y estratégico en la religión y lo demás a quien le importa un ca....

3 comentarios:

Expediente X dijo...

Ay que ver, cómo estás de voluntariosa, compañera, esto es actividad bloggera y lo demás tonterías, que no me da tiempo a dejarte un comentario de los míos en cada una de las abundantes entradas con las que ultimamente tenemos el placer de encontrar por estos lares, ja, ja. Al grano (uy que expresión me ha salido) que más claro no se puede decir ( y más de acuerdo contigo no se puede estar) la responsabilidad de EE.UU. es evidente, aunque juzgarla mucho temo que será un Expediente....

Continuo leyéndote así que hasta ahora mismo, ja, ja.

Pilar M Clares dijo...

Qué macabramente interesante esta noticia; se me ha pasado. Haré algo sobre ella.
Saludos

Voluntad dijo...

La reactivación blogera es un expediente X, jejeje. Abrazos.