Publicidad cabecera

sábado, febrero 09, 2008

NACIONALIDAD A EXAMEN


Leía ayer en un periodico una noticia relacionada con el mal llamado “contrato de integración” propuesto por el Partido Popular que me llamó bastante la atención, y que me ha llevado después de un largo tiempo dormida, a escribir esta entrada en el blog. Resulta que en el Reino Unido se puso en marcha a finales de 2005 el examen “Vida en el Reino Unido”, un examen que obligatoriamente ha de aprobarse para que puedan concederte la nacionalidad británica. El examen consta de preguntas relacionadas con aspectos políticos y sociales y cuestiones del día a día de la vida británica. La idea parece buena : conocer aspectos esenciales y costumbres del país del que pretendes obtener la nacionalidad, nacionalidad que, por cierto, en muchas ocasiones no es que quieras obtener por que te identifiques con ella, si no por que de otra forma no tienes voz, ni voto, ni derechos sociales básicos. Pero ahora bien, si nos hiciésemos un examen similar a l@s españoles y españolas de origen sobre los aspectos políticos, sociales y culturales, ¿cuántas y cuantos creéis que lo aprobaríamos? Me da miedo pensar en la respuesta, así que ahí va un consejo : volved a coger los libros del colegio y aprended muy bien el día que nació su Majestad el Rey Don Juan Carlos, que os paso el chivatazo de que es una muy probable pregunta de examen. Esencial para conocer la vida y costumbres de nuestro país, ¿o acaso lo dudáis?

2 comentarios:

Expediente X dijo...

A mí que me importa cuando nació ese Juan Carlos, sabrá él cuando nací yo, je, je, eso sí, no más tipos de contratos laborales "precarios", que luego me lo tengo que estudiar, como buen opositor que soy tomaré nota de las posibles preguntas, pues hasta que no vea el examen son un Expediente X, ja, ja, javi.

ILA dijo...

En el Reino Unido les harán esa prueba a los inmigrantes que quieran obtener su nacionalidad. Mientras tanto acá, en el otro extremo del planeta, los latinoamericanos que quieren obtener su nacionalidad estadounidense tienen que vivir luchando de pie, brincandose cercos y nadando en aguas turbias que sólo recuerdan gritos y desolación. La lucha en esta frontera es ardua y continua el conocimiento aquí es sólo una lucha permanente.