Publicidad cabecera

miércoles, mayo 02, 2007

ME ECHAN DE TODAS PARTES


Con lo que me gustaba a mi estar en el limbo, pues nada parece que lo cierran también.

Bien es cierto que a veces he pensado lo mismo que aquel personaje cuando decía aquello de que "nunca entraría en un club donde me admitieran porque menudo club tendría que ser". Pero oye tampoco es esta ristra de sitios de las que me echan últimamente.

Como habréis visto en las últimas semanas el Papa ha cerrado el limbo. Dice que ya no existe. A mi este tipo de afirmaciones me resultan de un curioso, es como cuando eras pequeña y decías que te enfadabas y ya no jugabas. La diferencias es que millones de personas han sido amenazadas con el limbo a lo largo de la historia y ahora de repente no existe. Y digo yo, ¿han hablado con Dios o cómo va esto?. Y si es así ¿qué les habrá dicho ese señor?. Oye mira que hemos elaborado un plan ejecutivo y lo del limbo no nos cuadra. Que no es rentable y hay que ir cerrando. A esta gente la mandas para el purgatorio, a esta al paraiso y a quienes sobren al infierno de cabeza que allí siempre hay sitio para una persona más. Total como es el infierno y se trata de pasarlo mal, pues no hay problemas de denuncias por hacinamiento.

Todo alrededor de estos temas son como un misterio sin mucho sentido. Por ejemplo, el infierno; si ya te has muerto y no tienes cuerpo como es que te van a quemar viva en un caldero. ¿Pero si no tienes cuerpo físico? y aunque lo tuvieras si ya estás muerta, morir sabes que no te vas a morir por eso. ¿Se trata entonces de una tortura psicológica?. ¿Qué gana Satanás con esto?. ¿Te torturan todos los días?, ¿no se cansan, no se aburren?. Y luego está lo del purgatorio, que es como algo parecido al infierno pero más light; estás un tiempo y cuando se cansan de ti, te largan para el cielo al parecer. Aquí seguro que va la gente recomendada que se lo ha hecho mal, pero tienen algún tipo de contactos. Si eres pobre ni lo sueñes... Claro que para ir al paraiso cristiano y gozar del amor de Dios, tampoco es que haya unas espectativas que motiven al personal a portarse como es debido. En definitiva yo prefería el limbo, lugar en el que he pasado grandes momentos sin sufrir ni el infierno, ni el cariño amantísimo del Señor. Allí sin embargo he vivido infinidad de momentos hedonistas a los que no voy a renunciar ni aunque lo cierren por recorte de personal, ni porque lo diga un señor cuya palabra va a misa...


2 comentarios:

Expediente X dijo...

Muchas preguntas o demasiados "Expedientes X", la verdad, no sé, estoy en el limbo, compañera, no nos moverán, je, je, un saludo desde el limbo.

El Duende dijo...

El duende conoce un rinconcito por donde colarse en el limbo... y poder retozar y ensoñar a nuestras anchas... como cuando eramos pequeños y nos colábamos por el roto de la verja del campo de futbol o de la fábrica de Risi... jooo!!! todo para nosotros/as...