Publicidad cabecera

lunes, abril 23, 2007

EL PUTERO Y LA SEÑORA

La verdad sólo tiene un camino, pero una persona puede morir pensando que su visión de la realidad es la verdad sobre lo cierto e ignorar lo cierto toda su vida.

Lo confieso. Venga. Que sí. Ya he vuelto a hacerlo. Me he puesto filosófica otra vez. Les quiero contar hoy una fábula cuya moraleja ya hemos desvelado y es que como siempre termino empezando por el final. Porque a veces empezar por el final es como empenzar por el principio ya que si hubieramos empezado por ahí nos hubiermos ahorrado mucho tiempo y otras cosas peores.

Estando yo en conversación ajena, porque es lo malo de llevar las orejas puestas todo el día: una se entera de cosas que no quiere. Escucho a una persona muy resuelta hablar sobre el trabajo que querría y dice lo siguiente:
- Tengo una amiga que dice que le gustaría trabajar de Madame en un burdel repartiendo toallas a los señores que van porque debe ser el trabajo más alegre del mundo.

El día podría haber continuado normalmente, con un recordatorio amargo de la frivolidad con la que se habla del sufrimiento de otras personas. Menos mal, que algún/a duendecill@ quiso desarrollar mis poderes telepáticos para que una buena señora se acercará y le dijera:
-Si le tocara sustituir a algunas de las que tienen que estar allí, no creo que le pareciera tan alegre y divertido.

Mientras estaba allí disfrutando del revés impartido por la justicia telepática de mi pensamiento quedé analizando aquella frase pronunciada alegremente entre risas y mofas: "los señores que van". Va a resultar que a lo largo de los años quienes pagan por explotar a otro ser humano y creen valer tan poco que tienen que pagar para que alguien les ofrezca su sexualidad y su afectividad son señores que van a casas de putas.
Pues bien, moraleja: la suscrita arriba. En mi pueblo esto se sería de la siguiente manera, ellos puteros, ellas señoras. Porque un señor es otra cosa....

5 comentarios:

Mulheres Rebeldes dijo...

Me encantó!
lo que dices y cómo lo cuentas.

Eso de llevar las orejas puestas todo el día.... es tan cierto como que el comienzo y el final se parecen.

Un saludo desde Brasil
mariana pessah

azhelem dijo...

Ei, me estuve revisando todo el blog, y está re lindo.
Soy azhE de Argentina ^^

Voluntad dijo...

Gracias guapetonas. A Azhelem decirla que he visto tu perfil, y yo también soy vegetariana!!!

Anónimo dijo...

... Y decía Santa Teresa:"¿quién es más de castigar? ¿la que peca por la paga o el que paga por pecar?"

Simone de Beauvoir dijo...

Muy acertado tu comentario y muy acertada Santa Teresa.