Publicidad cabecera

jueves, diciembre 28, 2006

QUE LOS REYES SEAN LAS MADRES Y LOS PADRES NO ES LO PEOR: EL MITO DEL IDIOTA

Reconozco que lo peor de llegar ya a unas edades no es que te enteres de que los reyes son las madres y los padres, lo peor viene después cuando se caen otros mitos.

Mira que me lo dijo mi madre cuando descubrí que el ratocinto Pérez no existía, que lo del roedor no era cierto, pero que lo de los Reyes sí. Después ya cuando se vino abajo el mito de los Reyes y me apuntaron a catequesís me dijeron que todo lo dicho anteriormente era una metáfora y lo que sí que era cierto es que existía Dios. Ni que decir tiene la que le cayó a la pobre catequista conmigo, cuando un día ya harta de mis preguntas no le quedó más remedio que decirme que creer en la existencia de Dios era una cuestión de fe. Aún así, y a pesar de que a raíz de aquello caí años después en los brazos de Shopenhauer, una que es optimista por naturaleza y no se deja abasallar fácilmente por las circunstancias no se desmoralizó. Porque la no existencia de un ser supremo no era lo peor, no. Lo peor estaba todavía por llegar. Y es que quién me iba a decir a mi que se iba a romper el mito del aislamiento del idiota.

Pues sí, a mi de pequeña me enseñaban que alguien que decía tonterías era tonto/a y que para que la gente te escuchara o llegar lejos en la vida, había que ser inteligente y estudiar mucho. La gente idiota no iba a ninguna parte y cuando fuera todo el mundo comentaría sobre su estupidez y obras y la pena que daba que alguien a quien se castigaba con el peso de semejante volumen sobre los hombros no hubiera sido compensad@ por la naturaleza con una correlación masa-inteligencia. Sin embargo, también ese mito se ha caído. En los últimos meses me he dado cuenta que lo que gana un idiota en este país, no lo gana nadie inteligente. Es más, la idiotez se ha institucionalizado hasta tal punto que ya es un sistema de funcionamiento organizado. Por ejemplo, esos programas de sobremesa que sacan lo más chafardero del ser humano y que ya como institución que es tiene sus propias reglas de juego:
  1. Si eres un hombre tienes que ser gay por narices. Tú no lo sabes, pero lo eres. Eh, que no pasa nada porque seas gay pero lo eres, vaya que si lo eres.
  2. Si eres una mujer en algún momento te terminarán llamando golfa. A estas alturas del siglo XXI, todavía el enrollarse con quien te venga en gana tiene su calificativo para el elenco de australopithecus. Eh, cuidado aquí también, que a mi no me importa con quien te vayas, que las mujeres hoy en día tienen derecho a hacer de su vida lo que quieran, pero de que eres una golfa, ahí que lo llevas.
Este tipo de programas es para fomentar la cultura en igualdad y en la tolerancia.

Después tenemos otros programas que permiten la constatación humana como ser necio: gran hermano, la isla, la granja...

  1. Horas y horas de discusión entre grupos de personas y en torno al que se genera un debate, sobre si alguien ha sido incoherente o no o si es hipócrita o no. Esto es la pera, pues claro que la gente es incoherente el ser humano es contradictorio por naturaleza y todo el mundo necesita mantener un cierto nivel de hipocresía saludable. ¿Te imaginas diciéndole a todo el mundo todo lo que piensas de él o de ella?. La III guerra mundial fijo...
  2. ¿A qué van unas personas a encerrarse un sitio, sin ninguna necesidad, para demostrarse a sí mismas qué?. Ay qué pena
Y para postre las películas de acción. Estas son para enseñarnos que la razón está por encima de la fuerza y lo importante de cultivarse intelectualmente. Es decir, son los ejemplos visuales que se pueden proyectar en los talleres de educación en valores "resolución de conflictos por diálogo" o "paz y solidaridad". Debo ser muy rara porque a mi estos tíos pegando patadas todo el día a lo que se le ponga por medio, y salvando a las personas supuestamente débiles a puñetazo limpio me parecen simplemente unos descerebrados. De hecho tengo ensoñaciones cuando veo alguna vez a Jean Claude Van Dame de que cuando entra con esos modales a salvar a la gente, alguien le grita "descerebraoooooooooooooo". ¿Te imaginas una película sobre un conflicto en el que se reflejen por ejemplo el tiempo de negociación para resolverlo, estrategias utilizadas, argumentos dados, cerebros exprimiéndose para ofrecer lo mejor de sí mismos?.

Total que si por estas cosas la gente gana dinero, para que va a pensar nuestra sociedad en estudiar, cultivarse, ser compresiva y tolerante, intentar comportarse con respeto hacia las demás personas, sí avasayando al personal y contando historias cuanto más soeces mejor, te vas a forrar. Porque esto parece que es lo que les importa al final y por tanto la persona idiota lejos de ser aislada, es bastante probable hasta que sea un o una lider de masas y lo que es peor que hasta quieran imitarla.

4 comentarios:

julia dijo...

jaja...me da risa, pero no debería darme. Es muy serio lo que se dice aquí con este ácido sentido del humor.

Ayer fui a ver "Casino Royale"...y me vine para la casa oyendo la música de John y Yoko por la paz...sí, somos contradictorios, contradictorias...y sí es para pensarme mucho...mucho...


Felices días, pero no dejemos de reflexionar...

Simone de Beauvoir dijo...

Mira Julia, un día escuche una entrevista de Van Dame en la que decía que cenando en un restaurante se le vino a la cabeza una idea para el guión de una de sus películas y que la apuntó corriendo en una servilleta para que no se le olvidara. ¿Para que no se le olvidara qué?....

Féliz año guapetona.

Pepito Grillo dijo...

Mucha mala leche es lo que hay en este artículo. Ahora bien, no seré yo quien que dice una sola mentira.

¡Qué tengan buena salida y entrada de año!

Simone de Beauvoir dijo...

Esta hecho con amor Pepito, como todo lo que hacemos ya sabes...Féliz 2007