Publicidad cabecera

martes, septiembre 12, 2006

¿QUE HACE UNA AGENTE ANTICORRPUCIÓN?. ESTAR TODO EL DÍA SENTADA ENCIMA DE UNA MESA.


Ahora que al parecer han convertido la serie "Corrupción en Miami" en película. Que me esperen sentados y sentadas en las salas de los cines y que la vayan proyectando mientras yo llego. Ya sabéis por aquello de que de pie luego se carga mucho la circulación periférica...



Hace unos días, me bajé algunos episodios de la susodicha serie. Lo hice porque esta serie me recordaba a una amiga que se fue a vivir allí hace años y siempre que la veo me parece que estamos un poco más cerca. Bueno, quizás tuviera algo que ver también las apariciones de Don Johson.

El caso es que es curioso como cuando una va adquiriendo cierta conciencia, aprecia cosas que en su momento le pasaron desapercibidas. Esto, me sucede mucho con las películas de mi adolescencia o infancia que vuelvo a ver ahora. Este es el caso de "Corrupción en Miami". Revisando de nuevo la serie, me fijaba en ciertos aspectos:

Por ejemplo, mientras los agentes Ricardo y Sonny pasan la mayor parte del tiempo en plena acción, bebiendo, fumando y paseando a todo tren con el ferrari testarosa. Allí están las agentes Truddy y Gina sentadas todo el día encima de una mesa, haciendo de recaderas de ambos agentes y vestidas de prostitutas cada dos por tres. Pero, ¿qué hace una agente anticorrupción medio día subida encima de la mesa?. ¿Es que no hay más trajes de incognito para una policía que el de prostituta?. Por cierto, que Sonny es Sonny Crokett y Ricardo es Ricardo Tubbs, pero Gina y Truddy, ¿quiénes son?, ¿tienen apellido?. No, son las dos chavalitas esas Gina y Truddy de toda la vida de Dios. Decía una Catedrática en lingüistica a su afortunado paso por nuestro municipio: "tú deja que te llamen por tu nombre de pila en el trabajo y jamás ascenderas, porque el Sr. Sánchez es el Jefe de Sección y la Pili es la que de secretaria no pasa, si es que llega". Gina, Truddy lamento deciros cual va a ser vuestro futuro...

Lo que quiero decir teniendo como excusa esta serie, es que los modelos culturales de hombre y mujer sin duda también se nos inculcan a través del cine y la televisión. Terminaré contando que en esta revisión de películas antiguas un día vi una de John Wayne, cuyo nombre no recuerdo, y no daba crédito a que en algún momento la actitud ridiculísima de aquel tío, que yo sólo podría calificar si me lo encuentro en medio de la calle como gilipollas, hubiera sido tomada como referencia de masculinidad. Yo me moría de la risa. Y es que a mi los tipos que van de duros siempre me han hecho una gracia, una no concibe que no se den cuenta del estrepitoso ridículo que realizan, pero claro no tienen inteligencia suficiente para valorarlo.

No hay comentarios: