Publicidad cabecera

sábado, agosto 05, 2006

LA POLÍTICAS EN EL ESTADO ESPAÑOL QUIÉN LAS HACE. (HOMENAJE A MARÍA JOSÉ URRUZOLA)

Las políticas de igualdad en el Estado español las deben dictar las instituciones públicas, no la jerarquía católica

La asociación Simone de Beauvoir reclama que se mantengan en centros escolares la "Guía para chicas"

A veces nos escandalizamos cuando vemos imágenes del mundo árabe en el que la religión y las instituciones políticas se mezclan hasta el punto de ser una misma cosa. Nos parece sorprendente por lo poco racional y lógico que ambos mundos no estén separados uno del otro. El primero para quien quiera acogerse libremente, y el segundo para ejercerse desde los valores democráticos como la laicidad. La religión es un derecho, no un deber cuyos valores deben asumir forzosamente las personas que no comparten estas creencias. Nadie tiene derecho a obligar a otras personas a tener unos valores que no estén reflejados en los valores democráticos. Estas cosas que parecen una obviedad, no lo son tanto en nuestro país. Parece cierto aquel refrán de que vemos la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Nos sorprenden las imágenes del mundo árabe donde la religión se inmiscuye en la política y en la libertad de las personas, pero no nos sorprende de la misma manera que suceda lo mismo en nuestro país. ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI un país que forma parte de la Unión Europea, todavía la Iglesia Católica pretenda inmiscuirse en la política, en las instituciones democráticas y en la vida de las personas que no pertenecen a su organización?.

Hace unos meses iba a ser repartido en los Centros educativos de Castilla La Mancha la “Guía para chicas” de María José Urruzola, pedagoga respaldada por toda una trayectoria profesional trabajando por los derechos de las mujeres en diferentes ámbitos e instituciones. Las guías de María José Urruzola, dedicadas a una franja de edad de mujeres en una edad tan determinante como su adolescencia, tratan de ser una herramienta útil para dar respuesta a los interrogantes de las chicas; cómo prevenir agresiones, cómo defenderse de la violencia de género, sitios donde pueden acudir, su sexualidad, etc... Todas estas cosas que tratan de temas que son naturales para las personas sanas y normales en pleno del siglo XXI.

Pero a las mentes retorcidas el sexo y la libertad de las mujeres no les parece ni sano, ni normal, ni están dispuestas a que las demás personas tengan derecho a considerarlas normales y a ejercerlas con naturalidad. Por eso, ante el inminente reparto de las guías se puso en marcha su engranaje rancio y anacrónico tratando de presionar al Instituto de la Mujer, a través de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos y la jerarquía católica de la Comunidad de Castilla la Mancha para que estas guías nunca llegaran a las manos de las chicas.

La decisión del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, bajo el gobierno del PSOE, de reservar la "Guía para Chicas" exclusivamente a los centros de formación de profesorado para que éstos puedan utilizarlo como apoyo docente y no puedan ser repartidos entre las adolescentes, es simplemente una cesión intolerable al chantaje de un organismo que ha sido creado para defender los derechos de las mujeres. ¿Es que es la iglesia católica la que decide a día de hoy en el Estado español cuáles son las políticas que se tienen que llevar a cabo en las instituciones públicas?.

Los informes de las personas expertas dicen lógicamente que la guías son aconsejables en sus contenido para las adolescentes. Sin embargo escuchamos las voces más retrógradas y conservadoras de esta región, que jaleadas por el arzobispo de Toledo y cardenal Antonio Cañizares, argumentaban que los contenidos incitaban a prácticas perniciosas según estos sectores". ¿Pero estas afirmaciones no son las mismas que las de los talibanes o son las mismas que utilizaban hace siglos la Santa Inquisición?.

La asociación Simone de Beauvoir defiende un estado laico donde se promuevan los valores de igualdad y tolerancia.











No hay comentarios: