Publicidad cabecera

miércoles, agosto 16, 2006

HAY QUIEN ESTA PRESA/O Y NO LO SABE

Lucía, el personaje que encarna Penélope Cruz en "Entre Rojas" nos hace reflexionar. Hay verdades que nos hacen más libres estando en una cárcel, de lo que nunca serán otras personas que están fuera pensado que lo son.


Hace un par de años se publicó en nuestro municipio un estudio de investigación sobre el sexismo interiorizado en la juventud de nuestra ciudad. Cuando me dicen que las mujeres hemos avanzado en los últimos años, tengo que decir que siempre he sido como Saramago una "pesimista esperanzada". Si bien no cabe duda que la mujer va incorporándose en ciertos campos que antes le eran prohibitivos, siempre he tenido una duda que ha minado ese optimismo. La mentalidad sexual. En el fondo, desafortunadamente, pienso que las mujeres nos hemos incorporado a la educación y al trabajo, porque somos necesarias para el sistema económico en el que vivimos. En la actualidad no concebimos una mujer joven que no trabaje, más que nada porque hay que pagar una hipoteca y ésto no puede hacerse sólo por un miembro de la pareja, no por el convencimiento de que es un derecho. Por lo que, este estudio viene a confirmar mis peores sospechas; en la mentalidad de las personas sigue imponiéndose fuertemente el sexismo.

Me resulta absolutamente fuera de toda comprensión, que a estas alturas del siglo XXI en nuestro país, ya desde los institutos las nuevas generaciones tengan los mismos estereotipos sexuales que hace décadas, es decir, el hombre tiene libertad sexual y el desarrollo de la misma le reporta una puntuación social positiva, mientras que aun el desarrollo de esta faceta en la mujer es visto como algo negativo. Increíble. ¿Cómo es posible la igualdad con este tipo de visión?. A la mujer se le ha permitido cierta libertad sexual, por propio interés, pero hasta un límite que ya es juzgado de manera diferente en un hombre o en una mujer. La familia, madres y padres jóvenes, tienen una gran responsabilidad sobre este punto. Es curioso, por no decir decepcionante, ver como las personas jóvenes educan con los mismos estereotipos sexistas a sus hijas e hijos. Todo esto después de haber mantenido una lucha generacional anterior en el hogar de sus madres y padres. Este tipo de educación es el caldo de cultivo para la violencia de género y la desigualdad.

Lo más sorprendente es que muchas mujeres piensan que ya se ha conseguido todo y que viven en igualdad de condiciones dentro de la sociedad española. Pero lo cierto es que como decía ese personaje en "Entre rojas", la película de Azucena Rodríguez, "hay quien esta presa/o y no lo sabe" y ésta es una de las peores privaciones de libertad que puede tener un ser humano.

No hay comentarios: