Publicidad cabecera

martes, agosto 08, 2006

DURANTE MUCHO TIEMPO PENSÉ QUE DIOS ERA LA VERDAD. AHORA SÉ QUE LA VERDAD ES DIOS. GHANDI.




Si la poesía pudiera tomar forma audiovisual, una de esas formas sería "Agua".

Mágica. Es el calificativo que más se acerca a la historia recreada por la directora hindú Deepa Mehta en "Agua" la última parte de su "Trilogía de los elementos".

Los prejuicios, las leyes irracionales preestablecidas que no hacen sino obedecer a los intereses de unas clases privilegiadas, son disfrazadas de tradición y religión. Pero ni el amor, la inocencia o la racionalidad pueden ser engañadas. Tres cualidades encarnadas en tres mujeres; Lisa Ray (Kalyani), Sarala (Chuyia), Seema Biswas (Shakuntula).

En la India colonial (y aun hoy en día) la situación de las viudas es absolutamente aberrante. Toda una serie de leyes milenarias que les impiden siquiera aparecer como seres humanos,recaen sobre ellas. Aun cuando existen leyes aprobadas en las instituciones políticas que ofrecen cierta libertad para las viudas, la cotidianidad se mueve en términos de restricción para las mujeres. Las personas humildes desconocen estas leyes y los estamentos poderosos se encargan de que no las conozcan en su propio beneficio, y como ejercicio de hipocresía moral.

Cada una de las mujeres de esta historia resiste con dignidad a su manera, Seema Biswas (Shakuntula), inmensa en el papel, (conocida por su actuación en "La reina de los bandidos"), es la encarnación de la persona religiosa, cuya fé entra en conflicto con su racionalidad, filantropía y sentido de la justicia. Sarala (Chuyia) la pequeña viuda cuya mente todavía no ha sido deformada por los perjuicios y que aun asumiendo su destino se revela con la fuerza de su inocencia, y por último, Lisa Ray (Kalyani) en ella emana la fuerza natural del amor que conoce la verdad, nos conduce hasta ella y nos muestra que "Dios no es la verdad, la verdad es Dios". Arrebatadora "intromisión" de Ghandi.Y arrebatadora la atmósfera poética, fuerte y sensual que crea Deepa Mehta.

No hay comentarios: